Buscador de relatos eróticos y calientes para adultos. Relatos e historieta de sexo escritas por usuarios

relatos porno
Seguir

Me aproveche de mi hermana

En casa éramos una familia de 4: Mi padre un médico prestigiado en la ciudad donde vivimos, mi madre una maestra de secundaria y mi hermana estudiante al igual que yo un chico preparatoriano que no veía la hora en que llegase la oportunidad de follar con alguna chica. Mi hermana era una linda señorita de 18 añitos de edad, estaba en una etapa de transformación de niña a mujer, aún tenía ese aire de niña en su cara pero su cuerpo mostraba los atributos de una mujer. Un día en que estaba yo sólo en casa puesto que yo no había tenido clases en la preparatoria y mi hermana aún no llegaba de la escuela, se me ocurrió la idea de visitar el cuarto de mi hermana con la idea de andar de chismoso.


Después de andar por el cuarto de mi hermana encontré un álbum fotográfico que recientemente había adquirido mi hermana. Comencé a hojear el álbum y comencé a ver fotos en las cuales aparecían un sin fin de jovencitas bellas que seguramente serían compañeras de mi hermana en su escuela. En esos momentos sentí deseos de tener una novia tan guapa como las amigas de mi hermana.


Tras un buen rato de ver el álbum de fotos, llegue a la mitad del álbum el cual tenía una hoja divisoria que decía: YOP!


El álbum en esta parte pasaba a una sección única y exclusivamente dedicada a las fotografías de mi hermana. Observe con detalle cada una de sus fotos y fue cuando mis ojos vieron en lo que se había convertido mi hermana, en una escultural mujer. De todas sus amiguitas era la que más se había desarrollado físicamente. Mostraba ya unos senos del tamaño de dos melones jugosos y ricos, era la que mejor se maquillaba haciendo esto que aparentara mucho más edad de la que tenía, sus piernas kilométricas (era bastante alta) y bien formadas y una carita que con sus bellos ojos azules y el maquillaje combinado con sus aires de niña hacía que diera un aspecto de gatita.


Cuando acorde mi pene ya estaba parado luchando por salir contra el bóxer y el pantalón. Rápidamente cerré el álbum fotográfico y salí del cuarto de mi hermana apenado y con un terrible remordimiento. Esa tarde me fui a la calle con unos amigos de mi edad a jugar fútbol y para cuando regrese a casa intente distraerme con una película porno pero lo único que logre fue que al ver la película pensase en las fotos de mi hermana. De hecho al venirme no pude evitar que el rostro de mi hermana cruzara por mi mente y me regalara si no la mejor si una de las mejores corridas que había tenido en mi vida. Nuevamente con el remordimiento me limpie los restos de semen que aún goteaban por mi verga y jure que no lo volvería a hacer.


Pero mi juramento duro menos de lo que canta un gallo para las dos siguientes veces que me masturbe lo hacía tratando de poner mi mente en blanco al momento de venirme pero siempre el rostro de mi hermana o algún recuerdo de sus fotos venía a mi mente y terminaban por regalarme corridas espectaculares. Siempre terminaba con el mismo remordimiento pero también siempre terminaba de manera espectacular soltando grandes cantidades de semen y sintiendo maravilloso.


Viendo que no podría evitar pensar en mi hermana mientras me masturbaba comencé a leer relatos de categoría filial en todorelatos.com, mientras lo hacía pensaba que mi hermana y yo éramos los protagonistas de aquellos relatos tan excitantes que leía y siempre terminaba por venirme chorreando todo el lugar de semen. No es nada malo pensar que te follas a tu hermana mientras te masturbas o al menos eso era lo que yo pensaba mientras lo hacía pero estaba muy equivocado. Una cosa me llevaría a otra y es que leer los relatos, ver películas porno y fantasear con mi hermana ya no me era suficiente. Necesitaba algo más. Y fue así que empecé a ir a su cuarto mientras ella no estaba y masturbarme mientras veía su álbum fotográfico.




Mi forma de ver a mi hermana cambio rotundamente, ya no era la mirada de un hermano que ve a su hermana como eso y nada más. Ya era un total descaro el mío que al verla pasar o estar con ella no podía evitar desnudarla con la mirada y pensar en ella todo el tiempo. Deseaba besar sus labios que me resultaban de lo más atractivos. Y es que si nunca antes los había visto ahora prestaba especial interés por ellos mientras fantaseaba lo que sería besarlos o dejar que me chupara la polla con esos labios tan sensuales que tenía. Mi hermana a todo esto no sospechaba nada, bueno al menos no hasta que una vez me cacho en su cuarto fisgoneando entre su ropa sucia.


-Que haces?- Me pregunto mientras yo estaba paralizado sorprendido de verla (pensaba que no estaba en casa).


-Nada, yo solo estaba viendo si no estaba por aquí un bóxer que traigo perdido.


-Y porque habría de estar aquí en mi cuarto y sobre todo en mi ropa sucia?


-Pues no se yo simplemente quería ver si no estaba por aquí o acaso crees que me gusta meter las narices en lo sucio como si fuese un basurero?


Salí indignado según yo de su cuarto sin voltear a verla. Lo malo fue que desde esa vez mi hermana cada vez que salía procuraba echar llave a su puerta y no pude volver a entrar en su cuarto a masturbarme con su álbum por un buen tiempo. Al ver que no podía hacer nada respecto a ello, comencé a idear un plan para volver a entrar en su cuarto y masturbarme de nuevo con sus fotos. Incluso llegue a robar su juego de llaves y después de sacarle duplicado a la llave de su cuarto el juego de llaves volvió a aparecer. Esa vez mi hermana pensó que fue un descuido suyo y no paso a más pero de esa forma mientras mi hermana salía a la calle con sus amigas confiada de que su puerta se quedaba con llave yo iba y la abría con el duplicado y me masturbaba con sus fotografías cuantas veces podía o me alcanzaba el tiempo.


En una de mis invasiones a su cuarto llegue a robarle una tanga del bote de ropa sucia a mi hermana y con la tanga me masturbaba durante las noches en mi cuarto oliéndola o frotándola sobre mi pene. Mi hermana extrañada por la desaparición de su tanga una vez me insinuó que yo la tenía y molesto le dije:


-Estas insinuando que yo la tengo? Eso no puede ser posible, ni modo que entre a tu cuarto mientras estas en el y tu no te des cuenta, además siempre que sales le echas llave a tu cuarto ni como entre en el no crees?


-Y tu como sabes que siempre que salgo le echo llave?


-Pues porque te he visto… en fin no me molestes con calumnias de tan mal gusto mejor fíjate bien donde pones las cosas o no será que algún noviecito tuyo la guardo de recuerdo?


-Eres un grosero, patán de lo peor…ojala de pudras.


Al parecer esa vez se me paso la mano con mi hermana pero no podía hacer otra cosa para defenderme. Si mi hermana se enteraba de que yo tenía su tanga seguramente se lo diría a mis padres y entonces si la que se me hubiera armado. En fin yo seguía disfrutando de la tanga de mi hermana y de sus fotos hasta que un día estando mis padres en casa mi mamá me pidió que le avisara a mi hermana que la cena estaba lista así que sin más me fui directo a la habitación de mi hermana y entre sin permiso.


Para esto mi hermana en su cuarto tiene una computadora la cual mis padres le instalaron con la condición de que fuese para hacer sus tareas de la escuela. Al entrar yo sin llamar antes de su puerta no pude evitar ver que mi hermana tenía varias páginas porno abiertas en la computadora que al verme llegar intento cerrarlas a toda prisa.


-pero que tenemos aquí…- le dije mientras me acercaba con una sonrisa a la computadora que ya tenía casi en su totalidad las páginas cerradas.


Mi hermana mientras terminaba de cerrar las paginas con el mouse se mostraba roja como si estuviera a punto de estallar y ni si quiera volteaba a verme a los ojos.


-espera a que les diga a mis padres lo que estabas viendo.-le dije y de inmediato mi hermana se me puso al tú por tú


-Diles lo que quieras de todos modos no te van a creer…


-A no? Espera a que papá venga a revisar el historial de la maquina… Papá!!- Grite con todas mis fuerzas como un chismoso ansioso.


De inmediato mi hermana se puso de pie y corrió a silenciarme poniendo sus manos en mi boca.


-Cállate por favor no digas nada…


Pero al hacerlo de sus piernas cayó un dildo pequeño (pene artificial) que aún se encontraba en su estuche, por lo visto mi hermana tenía pensado pasarla muy bien esa noche… De inmediato la mire sorprendido y mi hermana puso cara de terror.


La voz de mi padre se oyó a lo lejos preguntándome que era lo que quería…


-Por favor no digas nada te lo suplico. Si tú dices les diré que robaste mi tanga…


-Pero eso no es cierto


-Como voy a saber yo que no fuiste tu si la otra vez te cache fisgoneando en mi ropa sucia…


-Ya te dije que estaba buscando mi bóxer. Además no tienes con que comprobarlo y yo si espera a que mi padre venga y encuentre tu juguetito y tus paginas porno… Papá!!


Nuevamente mi hermana me tapo con sus manos la boca y me dijo:


-No digas nadas por favor podemos llegar a un acuerdo…


-Soy todo oídos.- le dije mientras la voz de mi padre esta vez se escuchaba a lo lejos diciendo: ya te dije que que quieres!


-Mira yo no le digo nada a mis papás de que te vi fisgoneando en mi ropa ni de la manera en que últimamente tú me ves, si tú prometes no decir nada de esto que viste.


Me agache a levantar su juguetito que se encontraba nuevo en su estuche y le dije:


-No me parece justo el trato, yo si tengo con que comprobar lo que digo y tu no por lo que quedarás como una mentirosa. Mira nada más en lo que gastas el dinero que te dan mis padres…


-Esta bien que es lo que quieres?


-Hmm déjame pensar… es algo difícil puesto que es muy grave lo que estabas haciendo sabes?


-Anda ya di que es lo que quieres…


-Esta bien. Quiero tres cosas.


-Tantas? Pero si solamente…


-Acéptalo o déjalo y ahorita mismo le digo a papá que venga.


-Esta bien dime que es lo que quieres.


-Primero que nada quiero que seas mi esclava durante una semana. Que limpies mi cuarto, que me ayudes con la tarea, en fin todo lo que yo te ordene…


-Eso abarca más de tres cosas…


-Bueno si no te parece ya sabes…


Mi hermana hizo gesto de resignación y me dijo:


-Esta bien cual es la segunda.


-En segundo lugar quiero que me dejes verte usar tu juguetito…


-Estas loco? Que te pasa?


-Esas son mis condiciones, además que de malo tiene que vea como usas tu juguete si de todas maneras lo ibas a usar.


Mi hermana estaba roja de la pena pero a la vez confundida por todo lo que le decía…


-O que, no es verdad que estabas a punto de usar esto?.- Le dije mostrándole el dildo.


-Pues, si pero no delante de alguien. Mucho menos delante de mi hermano…


-Que tiene de malo?


-pues no esta bien… eso es malo… mejor eso no…


-Bueno aquí el que da las órdenes soy yo así que o lo tomas o lo dejas…


Ya mi hermana guardó silencio y no dijo nada después de esto.


-Así me gusta. Ahora por último quiero que me des un beso.


-Que?


-Que me des un beso. Así como oíste…


Mi hermana después de pensarlo unos segundos se acerco a mí y después de ponerse puntitas (soy más alto que ella) me beso la mejilla.


-Así no… así!!


La jale hacia mi y agarrándola desprevenida la bese en la boca por primera vez… fue riquísimo sentir el contacto de sus labios en mi boca. Todo el tiempo lo había imaginado pero me había quedado cortisimo. Era indescriptible lo que sentí en esos momentos. Después de ese beso que duro una eternidad pero para mí fue medio segundo mi hermana como pudo se soltó de mis brazos y me dijo:


-Estas enfermo… devuélveme mi estuche…


Acercándome a su oído le dije:


-Si estoy enfermo, pero enfermo de amor por ti… este juguetito yo me lo quedo hasta que cumplas lo que dijiste, ahora ven vamos a cenar que mamá seguramente se enfadara si tardamos más de lo que ya hemos tardado.


Abandone su cuarto y me reuní con mis padres en el comedor que ya habían iniciado a comer. Mi hermana me siguió y entro al comedor casi al mismo tiempo que yo. Al vernos mi padre me pregunto:


-Porque tardaban tanto? Y que era lo que querías?


-Nada papá solo quería que nos ayudaras con una tarea de matemáticas de mi hermana que me pidió que le ayudara a resolver.


-A ya se me hacía raro que los dos estuvieran tardando tanto. Tienes suerte de que tu hermano sea bueno en matemáticas.-dijo mi padre viendo a mi hermana.


Esa noche cenamos y en cuanto mi madre se fue a lavar los platos y mi padre al hospital me acerque a mi hermana y le dije:


-En cuanto mi mamá se duerma quiero que vayas por tu juguete a mi cuarto…


Me fui a mi cuarto y me acosté soñando con lo que estaba por suceder. El tiempo para que mi madre se fuera a dormir se me hizo eterno, como si hubieran pasado días enteros. Estando ya mi madre en su cuarto pasaron unas horas más para que mi hermana entrara en mi cuarto, de hecho llegue a pensar que no iría pero cuando la vi parada en la puerta con su bata de dormir mi pene creció y me dio la sensación de que me iba a estallar con todo y mis huevos.


-ven, cierra la puerta con llave…- le indique.


Mi hermana cerró la puerta y comenzó a caminar hacia mi cama. Cuando llegó a un lado mío le dije:


-Veo que has venido por tu juguete…


-hazlo rápido por favor que tengo mucho sueño…-me dijo con su voz temblorosa.


Fue ahí cuando note que de los ojos azules de mi hermana corrían pequeñas lágrimas… me puse de pie y mientras con un brazo la acercaba a mí para abrazarla le dije:


-No pasará nada malo, puedes confiar en mi… yo te quiero mucho hermanita jamás te haría daño…


-Entonces porque haces esto, porque no me das eso que tienes de mí y me dejas ir de una vez por todas. Maldita la hora en que entraste a mi cuarto.- Me dijo rompiendo en llanto.


La verdad me dio un poco de tristeza ver a mi hermana así pero no podía echarme para atrás ahora que la tenía a mi plena disposición, la tenía como tanto lo había soñado, como tantas veces me había masturbando imaginando esta situación. Fue más mi deseo y mi perversión que los sentimientos nobles que tuve en esos momentos.


-Ya ya, todo va estar bien ya lo verás.


Tome el listón de su bata y lo aparte abriendo su bata y me lleve la mejor sorpresa de mi vida. Mi hermana estaba del todo desnudita debajo de su bata de dormir. En ese momento el brillo de mis ojos pudo haber iluminado la habitación, como pude me controle y le comencé a sacar con mucho cuidado la bata dejándola desnuda ante mi.


Era una maravilla mi hermana. Un cuerpo delicioso, delgado pero lleno de curvas.

Su desarrollo era más que evidente, ya no era una niña mi hermanita. Sus pechos blancos hermosos con unos pezones rozados que se mostraban duritos, su abdomen plano, sus piernas bellas y torneadas. Lentamente la fui observando con lujo de detalle y admire su divino culo. Era pequeño pero bien formadito con unas nalgas paraditas y duras como lo pude comprobar al pasarle una mano para tocarlas.


-Esto no es lo que acordamos…-me dijo mi hermana mientras seguía llorando.


-Entonces comienza que yo soy un simple espectador.- le dije mientras con una mano le extendía su juguete.


Mi hermana lo tomo y con lentitud se fue acomodando en mi cama, yo estaba muy caliente viendo a mi hermana desnuda a punto de masturbarse para mí deleite. En eso mi hermana cerrando sus bellos ojos y dejando a un lado el dildo se fue acariciando el cuerpo con sus dos manos sintiendo cada centímetro de su hermosa piel, se detuvo en sus tetas para tocárselas un buen rato, las cogía fuerte subiéndolas hacia su boca como si quisiera besarlas con sus propios labios y después las dejaba caer, por lo visto no era la primera vez que se acariciaba el cuerpo, se tocaba como si tuviera años haciéndolo a pesar de su corta edad.

En un momento dado con sus manos se llevaba las tetas hasta la boca y después de besárselas ella misma, no paraba de comerse las tetas, de pegarse pequeñas mordiditas en ellas, tenia los pezones muy duritos desde que le había quitado la bata, pero ahora al parecer estaba muy caliente, yo por lo mientras estuve jugando con mi verga masturbándome mientras veía a mi hermana acariciarse el cuerpo. Cuando llegó el momento más esperado saco de su estuche su dildo que sería recién estrenado frente a mis ojos. Se lo llevo a la boca y comenzó a besarlo dándole pequeños besitos, después comenzó a pasarlo por sus labios como queriendo sentir el material del que estaba hecho. Lo paso por sus tetas, por su abdomen y llego hasta su cuevita de la cual apenas brotaban los pequeños pelitos.

Abriendo sus piernas tomo el dildo en medio de ellas y lo paso por sus labios vaginales, mi hermana se estremeció en la cama y emitió un pequeño gemido.

-Hmm…

Se arqueo toda su espalda mientras seguía pasando el dildo por todo lo largo de sus labios vaginales como queriendo meter la puntita en su vaginita que se mostraba estrecha y rosadita. Yo estaba que me venía por completo. Lleno de excitación, con ganas de ver que mi hermana se empezara follar la vagina con su juguete.

De su vagina comenzaron a fluir líquidos que por medio del dildo los recogió y los fue llevando hasta su boca donde después de succionar el penecito artificial los fue probando una y otra vez.

-Hmm- seguía gimiendo mi hermana como toda una putita en mi cama…

Bendije el momento en que entré a su cuarto sin pedir permiso pues un espectáculo como este en ninguna otra parte pude haberlo encontrado.

En eso no pude más y después de desnudarme por completo me acerque a donde estaba mi hermana recostada en mi cama con los ojos cerrados y me abalancé sobre ella. De inmediato mi hermana abrió los ojos e intento sacarse mi cuerpo de encima suyo.

-Déjame! estas loco esto no fue en lo que quedamos!!

-Cambie de decisión hermanita, esta vez quiero ser yo quien te folle y no este pedazo inservible que no sirve para nada.- lo dije mientras lanzaba su dildo lejos de ahí.

Como pude con fuerza logré abrir las piernas de mi hermana y posicionarme en medio de ellas. Con una mano tomé mi pene que a diferencia de su dildo era de un tamaño descomunal y lo froté contra su conejito ya para ese momento lleno de jugos.

De inmediato la cabeza de mi pene se humedeció con sus jugos y sin pensarlo dos veces di mi primera embestida hacia dentro de ese maravilloso ser que era mi hermana.

-Aaaauuuuhhhgg!- grito mi hermana mientras me suplicaba que no lo hiciera.

-hmmm.- no pude evitar gemir cuando sentí como la cabeza de mi pene se apuntaba para desaparecer en su conejito.

En eso mi hermana al ver que estaba próximo la conversión de niña de familia a mujer de su hermano me dijo amenazante:

-Bájate de mí, no lo hagas o te juro que grito con todas mis fuerzas para que mamá escuche y venga a darte tu merecido.

-Grita todo lo que quieras a fin de cuentas a la que le darán su merecido es a ti por estar en la cama de tu hermano con su pene bien adentro.

En eso armándome de valor di la segunda embestida y con esta embestida termine con su virginidad. Sin querer queriendo rompí su himen. Jamás hubiera imaginado que fuera virgen con esa experiencia que me había mostrado un poco antes al tocar se su cuerpo, ahora veía el porque de que el dildo fuese nuevo.

-Aaauuuuuughhhh-gritó del dolor al sentir su himen desgarrarse y yo grite de placer al sentir como tanto mi hermana como yo perdíamos la virginidad al mismo tiempo.

-Aaaaahhhhhhhh!!!!

Mi pene llegó hasta el fondo de su vagina, la sensación era indescriptible, sentía que me moría del placer. Tome fuerzas y como pude comencé a embestir su bello y delicado cuerpo una y otra vez.

-Aaaaahhhh!!!! Para por favor Aaaghhhh para, espera por favorrr oohhh.- me suplicaba mi hermana ante las furiosas arremetidas que le estaba dando.

La verdad es que para ese entonces yo estaba en las nubes y ni de loco iba a dejar de bombear ese pedazo de cielo que me estaba estrenando.

-Aaaahhhh que buena estas!! .-Le decía mientras mi pene entraba y salía a gran velocidad de su pequeña hendidura.

Así estuve bombeándome a mi hermanita durante un buen rato hasta que desde lo más profundo de mi ser sentí que mi verga estallaba y de mi pene salieron chorros de semen, como nunca antes en mi vida.

-Aaaaahhhh hermanitaa!!

Semen que de inmediato fue a parar hasta lo más profundo de la vagina de mi hermanita que sin quererlo se retorcía en sus orgasmos. Al parecer mi querida hermanita era de orgasmos múltiples pues aunque según ella no quería, no paraba de retorcerse en la cama y gemir como una gatita.

-Aaaahhh Hmmmm!!

Cuando terminamos los dos, mi hermana temblando de miedo se aparto de mí poniéndose de pie a un lado de la cama y se cubrió el cuerpo con su bata de dormir.

Desde esa noche mi hermanita fue mi esclava sexual durante todo un año. Yo estaba feliz de la vida pues en mi hermana tenía la mujer con quien desquitar todas mis ansias y deseos, pero mi hermana por otra parte lo único que hacía era planear mi perdición sin que yo lo supiera…

Otras temáticasGay
Servicios premiumVideos porno HD
Otras formas de usar muyzorrasMóvilTabletasVersión para tabletas con vídeos en formato mp4 optimizados para una correcta visualización en las distintas tablets especialmente en iPads

Los vídeos x se han comprobado en los principales sistemas operativos como iOS ( Ipad Retina ), Android ( Samsung Galaxy Tab 2, Sony Tablet S, Lenovo IdeaPad, Acer Picasso, Asus Transformer, Motorola Xoom )

Se ha diseñado la web a una resolución de 1024x768 pudiendo ser automáticamente adaptada a otras resoluciones mayores, unos textos más grandes y una mayor sencillez de diseño para sacar el máximo partido a la navegación táctil de las tablets
Versión móvil especial con formatos mp4 standard especialmente adaptados para teléfonos móviles smartphones de última generación dejando ya en el olvido los famosos vídeos 3GP

Los vídeos porno se han comprobado en los principales sistemas operativos como iOS ( Iphone 4, Iphone 5 ), Android ( Samsung Galaxy SII, SIII y S4 y Samsung Note y ACE, LG Optimus, Sony Xperia, BlackBerry Curve

Se han hecho pruebas tambien en Smart TV de Samsung y con los navegadores de videoconsolas como Xbox 360 y playstation

Todas estas pruebas se han realizado con los exploradores por defecto y los principales navegadores móviles como pueden ser ( Safari, Chrome, Opera Mini, Internet Explorer, BlackBerry, Nokia Browser, Phantom, Firefox y NetFrot )

Esperemos que sea de su agrado la navegación con sus dispositivos móviles y nos recomienden a sus amigos